DOC Rioja Print E-mail
 
Entra en vigor el nuevo reglamento de la DOC Rioja, que acaba con el vacío legal tras la sentencia del Supremo (27/10/2004)

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy una orden del Ministerio de Agricultura que aprueba el reglamento de la Denominación de Origen Calificada Rioja y de su Consejo Regulador. Se soluciona así el problema surgido después de que el Tribunal Supremo anulara el pasado junio ese reglamento -que databa de 1991- a causa de un defecto formal en la tramitación, ya que la orden de hace más de una década no había sido dictaminada por el Consejo de Estado. Con su publicación, mañana jueves entra en vigor la nueva orden, y por tanto el reglamento.

La orden del Ministerio explica que, al margen de haberse solucionado este aspecto concreto, el Consejo Regulador sigue teniendo un plazo de seis meses para adaptar su reglamento a la nueva Ley del Vino que se aprobó en verano del año pasado (y que viene a sustituir a la que estaba vigente desde 1970).

De esta forma, lo que ahora se ha conseguido es, según explica la orden, aprobar la "propuesta urgente" de reglamento remitida por el Consejo Regulador de la DOC Rioja para "recuperar" la normativa que había sido anulada por el Supremo. Esta medida era necesaria porque el fallo del Supremo había anulado también otra resolución (de 1992) que fijaba las normas del proceso de calificación de los vinos para entrar en la DOC Rioja, y había un vacío legal que podía crear "perjuicios e inseguridad jurídica" en el sector.

El MAPA destaca que la orden publicada en el BOE y firmada por la titular de este departamento, Elena Espinosa, ha sido "sometida a consulta de las Comunidades Autónomas territorialmente afectadas" -La Rioja, Navarra y País Vasco (Alava)- y "de las entidades representativas del sector". La orden contiene dos disposiciones transitorias. La primera de ellas habla de las "situaciones históricas de determinadas plantaciones y variedades" e indica que la uva procedente de viñedos plantados antes del 1 de enero de 1956 -con variedades diferentes a las autorizadas- podrán ser usadas para vinos protegidos.

En el caso concreto de la variedad Calagraño, las plantaciones deberán ser anteriores al 27 de octubre de 1970. La otra disposición se refiere a los viñedos de Lodosa inscritos en el registro y dice que aquellos viñedos de Lodosa situados en la margen derecha del Ebro que a fecha 29 de abril de 1991 estuvieran en el registro de viñedos mantendrán su inscripción mientras subsistan. En cuanto al reglamento en sí, prohíbe expresamente la "utilización en otros vinos de nombres, marcas, términos, expresiones y signos que por su similitud fonética o gráfica con los protegidos (Rioja) puedan inducir a confundirlos". La prohibición se da también si se precede con las palabras "tipo", "estilo", "cepa", "embotellado en" u otros análogos.

En cuanto a las funciones que el reglamento da al Consejo Regulador son las de "defensa" de la DOC; "aplicación del reglamento"; "velar" por su cumplimiento; y fomentar y controlar la calidad de los vinos amparados. Se distinguen las tres zonas de Rioja: Alta, Baja y Alavesa y se enumeran los municipios de cada apartado. En Rioja Alta aparece el enclave del término municipal de Miranda de Ebro (Burgos) llamado "El Ternero" y en Rioja Baja la ribera navarra. Un vino Rioja sólo puede recibir el nombre de una subzona si su uva procede de esa subzona y se ha elaborado y embotellado allí.

Al hablar de las "prácticas culturales" se fija una densidad de plantación de entre 2.850 y 4.000 cepas por hectárea. Límite de poda de 36.000 yemas por hectárea (salvo en Garnacha, con 42.000); un grado mínimo de 10,5 en tintas y 10 en blancas (graduable en campañas excepcionales); producción máxima por hectárea de 65 quintales métricos en tintas y 90 en blancas por hectárea (también revisable anualmente) o rendimientos no superiores a 70 litros de vino por cada 100 kilos de uva cosechada -72 si se demanda- son algunos de los requisitos que se reflejan en el reglamento para cumplir con los parámetros de calidad del vino que se venda bajo el paraguas de la DOC Rioja.

El reglamento se refiere también al envejecimiento de los vinos para ser clasificados como crianzas (dos años, uno de ellos en barrica); reservas -tres años, uno de ellos en barrica- y grandes reservas (mínimo dos años en barrica y otros tres en botella). Habla de los cinco registros que debe llevar el Consejo: de viñas; de bodegas de elaboración; de bodegas de almacenamiento; de bodegas de crianza y de bodegas embotelladoras. Advierte que las bodegas que elaboren o manipulen vinos no calificados deberán estar separadas de las de Rioja.

FUNCIONES DEL CONSEJO REGULADOR.

El capítulo que se refiere al Consejo Regulador lo define como un "órgano desconcentrado del Ministerio de Agricultura", con "atribuciones decisorias" en sus funciones, que son básicamente "velar" por el cumplimiento de las reglas y defender los intereses del sector, a través de la búsqueda de acuerdos "colectivos interprofesionales entre viticultores y titulares de bodegas". Equipara el Consejo -en cuestión de miembros y votos- a la Organización Interprofesional del Vino Rioja.

Sobre su financiación, será a través de las cuotas del sector, subvenciones, donativos y su patrimonio. Finalmente, señala que los acuerdos y resoluciones que adopte el Consejo serán recurribles en alzada ante la dirección general de Industria Agroalimentaria y Alimentación del MAPA.

ACCESO A COLEGIADOS
Usuario
Contraseña
ENTRAR
¿Olvidó su contraseña?
¿No es usuario? Regístrese